sorare_header_sp

Columna de fútbol

[Match Review] ¡Análisis del Liverpool vs Arsenal en la 12ª jornada de la Premier League!

【マッチレビュー】プレミアリーグ第12節のリバプール対アーセナルを分析!

El Liverpool y el Arsenal han sido dos de los clubes más fuertes de la Premier League durante muchos años. En los últimos años, los dos equipos han sido muy contrastados: el Liverpool ha luchado repetidamente por el campeonato, mientras que el Arsenal ha perdido su puesto en las competiciones europeas. A continuación te contamos cómo se desarrolló, junto con los puntos de inflexión que separaron los partidos.

Sorare te regala 5 jugadores de la Europa League

Análisis previo al partido: El Liverpool, abrumado por su reciente química

El Liverpool ha sido uno de los mejores clubes de la Premier League desde que Jurgen Klopp asumió el cargo de entrenador. Han ganado la liga y la Liga de Campeones en los últimos cuatro años y están dominando literalmente la competición.

El Arsenal, en cambio, no se clasifica para la Champions desde la temporada 2016-2017 y esta temporada, por primera vez en 25 años, se queda sin competición europea (Champions League, Europa League o Conference League).

A pesar del gran contraste entre ambos equipos, el Liverpool tiene un historial mucho mejor en el cara a cara. En los últimos cinco años en Anfield, el Liverpool ha ganado seis y ha empatado dos. La última vez que el Liverpool perdió en casa contra el Arsenal fue en septiembre de 2012.

Hay una gran diferencia entre los dos equipos en cuanto a resultados y enfrentamientos recientes, pero ¿qué pasará esta vez? Echemos un vistazo a la alineación inicial.

En el caso del Liverpool, Diogo Jota sustituye al lesionado Roberto Firmino en el delantero centro, mientras que Alex Oxlade-Chamberlain entra por el lesionado Naby Keita en el centro del campo.

La plantilla del Arsenal es muy parecida a la de los últimos tiempos, con el regreso de Thomas Pertti al centro del campo. El regreso del físico y técnico centrocampista será alentador.

Un partido con un gran margen de victoria (4-0)

A pesar de la desventaja, la primera parte fue muy disputada. La primera parte fue un asunto muy reñido, con el Liverpool presionando desde la frontalidad para hacerse con el balón y mantenerlo. Fue un partido de posesión y resistencia para el Arsenal.

El Liverpool tuvo la mejor posesión, pero fue incapaz de penetrar en la defensa del Arsenal con su bloque 4-4-2. El Arsenal contraatacó con algún que otro contraataque para mantener a raya al Liverpool.

Fue una jugada a balón parado la que rompió el empate. En el minuto 39 de la primera parte, el Liverpool cometió una falta en territorio del Arsenal y recibió un tiro libre. Tras una falta en territorio del Arsenal, el Liverpool dispuso de un tiro libre en el minuto 39, y el lanzamiento de Trent Alexander-Arnold encontró el centro de un defensa del Arsenal, que remató de cabeza superando a Sadio Mané. Cuando la primera parte llegaba a su fin, el Liverpool se puso por fin por delante.

El primer tiempo terminó con estilo, pero en la segunda parte el marcador cambió radicalmente. En el minuto 52, el delantero del Liverpool Diogo Jota recortó la trayectoria del lateral izquierdo del Arsenal, Nuno Tavares, y batió al central del Arsenal, Ben White, y al portero Aaron Ramsdell para dar la ventaja a los visitantes.

Con una ventaja de dos goles en su propio campo, el Arsenal se vio obligado a presionar. El patrón del Liverpool de jugar con atacantes rápidos a la espalda de los defensores y jugar a los contragolpes largos se convirtió en el favorito. En los minutos 73 y 77 de la segunda parte, se siguió el mismo patrón con los goles de Mohamed Salah y Takumi Minamino. La ventaja se amplió a cuatro goles.

La voluntad de lucha del Arsenal se esfumó. Sin energía para contraatacar, el partido terminó 4-0. A primera vista, parece que el Liverpool dominó al Arsenal, pero un análisis más detallado del partido revela el punto de inflexión que separó a los dos equipos. Analicemos el partido y veamos por qué el Liverpool ganó el partido.

Punto de inflexión 1: La decisión que condujo al primer gol

El primer punto de inflexión del partido fue la decisión del árbitro que dio lugar al primer gol. En el minuto 38 de la primera parte, Alexandre Lacazette, del Arsenal, realizó una feroz carga contra Mane, del Liverpool, que tenía el balón en el centro del campo.

El árbitro hace sonar su silbato. El árbitro hace sonar su silbato y concede un tiro libre al Liverpool por empuje, que es cuando un defensor utiliza sus manos para empujar al portador del balón.

Fue una decisión delicada cuando la miras a cámara lenta. Algunos árbitros lo considerarán falta y otros no. Pero esta decisión tuvo una gran influencia en el resultado del partido.

Fue una falta que dio lugar a un tiro libre que el Liverpool aprovechó y marcó. El marcador tuvo un gran impacto en el partido. En la primera parte, el Liverpool mantuvo la posesión del balón y presionó al Arsenal, pero no pudo hacerlo. La primera parte terminó con el Liverpool necesitando tres puntos para ganar, y se estaba impacientando.

La decisión de conceder un tiro libre resultó ser el punto de inflexión del partido.

El segundo punto de inflexión fue el uso de jugadores inexpertos.

El segundo punto de inflexión en el partido fue el uso de jugadores del Arsenal. El Arsenal jugó con el once inicial más joven de la Premier League hasta la fecha.

Había ocho jugadores menores de 25 años en la alineación inicial contra el Liverpool, entre ellos el portero Ramsdale, el lateral derecho Kenyasu Tomiyasu, el lateral izquierdo Tavares, los centrales White y Gabriel, el centrocampista Alberto Sambi-Lokonga y los extremos Saka Bukayo y Emile Smith-Rowe. Ocho jugadores. Si tenemos en cuenta que el Liverpool sólo cuenta con dos jugadores en su plantilla, Kostas Tsimikas (lateral izquierdo) y Jota (delantero), podemos ver que se trata de una plantilla muy joven.

Los jugadores jóvenes a veces pueden aportar frescura y energía a un equipo, pero también pueden ser un arma de doble filo, ya que carecen de experiencia y pueden ser peligrosos. Después de tres derrotas consecutivas, la joven y dinámica plantilla del Arsenal ha funcionado bien, pero contra el Liverpool, el lado negativo del equipo mostró su cara.

En primer lugar, encajaron un gol en el minuto 39 de la primera parte. En el minuto 39 de la primera parte, Sadio Mané quedó desmarcado por los jóvenes Ben White y Kenyou Tomiyasu. Fue un error en los últimos minutos de la primera parte, después de una buena actuación al principio del partido.

Luego llegó el segundo gol. La inexperiencia de los jóvenes fue aún más evidente en el segundo gol. Tavares recibió el balón de Alexander-Arnold en la izquierda y empezó a regatear. Pero fue bloqueado y optó por un pase atrás. Pero había un escollo. Cuando haces un pase hacia atrás, debes tener una visión clara de los centrales y asegurarte de que no están en las inmediaciones antes de patear el balón.

Pero Tavares no tuvo una buena visión de la situación y pasó el balón. El resultado fue el mismo que antes. Un gol habría bastado para empatar o incluso para remontar, pero el Arsenal se desanimó tras el segundo gol. Fue el gol que decidió el partido.

Fue un partido en el que el Liverpool demostró su dominio del juego, pero también fue un partido en el que el Arsenal mostró su inexperiencia.

COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA